EMILIO GARCÍA MOREDA

Emilio García Moreda es el pintor riojano más representativo de la vanguardia riojana entre las décadas de los 60 y los 80. Nació en Alberite (1934-1983) y su obra pictórica goza de gran prestigio. Su trayectoria artística, prolífica y plagada de pasión junto con su investigación constante en el campo de la expresión pictórica (y radicalidad) marcaron, al igual que su carácter, un antes y un después en el panorama artístico riojano y español.

 

La particularidad de García Moreda, como a él se referían sus convecinos, fue que además de su capacidad artística gozaba de un carácter inquieto, carismático y polifacético con el que abrió el debate sobre el arte en los círculos más especializados pero, también, en los más populares. Daba clases y provocaba conversaciones y encuentros sobre la abstracción o el panorama de las artes plásticas de la época, con los que pretendía acercar el arte a las personas porque, como él mismo escribía en un artículo en Nueva Rioja en 1970 “… el arte es de todos como nuestro querido Logroño”.

EL NOMBRE

El nombre que da lugar al ‘Mazacote Cultural’ parte de la crítica del propio García Moreda referida a todo lo malo que puede traer recibir un premio de arte, de ahí surgió la idea de ironizar con una figura de barro (Mazacote de Barro) como supuesto trofeo para distinguir entre unos pintores o escultores y otros. Siempre persiguió el objetivo de acercar el arte a las personas.

Aquella exposición, con alguna transformación,  se ha mantenido durante varias décadas hasta nuestros días y ha dado lugar a un amplio programa cultural, denominado ‘Mazacote Cultural’ que acoge varias actividades artísticas que persiguen el mismo fin que en su día tuvo el mismo artista, de acercar el arte a las personas.  Actividades que están inspiradas en las vivencias e ideas del propio García Moreda en su pueblo natal.